Validar-se
Adreça d'e-mail Contrasenya
 

Nacidos en el Mediterráneo

Los Juegos del Mediterráneo Tarragona 2018 brindan una oportunidad a jóvenes talentos del balonmano en España. Los seleccionadores, tanto en hombres como en mujeres, han convocado a jugadores futuribles de participar en la selección absoluta en los retos mayores que se vengan por delante. Un estímulo para ellos y para los más jovenes aún, que ven como van en serio los programas de formación desde que se detectan las primeras promesas, en categoría cadete.

Hablamos con Nacho Biosca y Andrea de la Torre, dos extraordinarios porteros que reúnen los requisitos y que están en un gran momento de progresión.

Nacho Biosca: juventud, talento y ambición

Nacho Biosca, guardameta de Abanca Ademar León. El equipo ha quedado segundo clasificado de la Liga Loterías Asobal tras el Barça y cayó eliminado en Europa por el Montpellier, quien fue a la postre el campeón de la Champions. Gran temporada del conjunto ademarista, en donde Nacho ha brillado con paradones y grandes actuaciones durante todo el curso.

Se inició a los 10 años más o menos, en el colegio Corazonistas de Barcelona. Pasó por la Salle Bonanova y en infantiles lo reclutó el Barça hasta llegar al segundo equipo, alternando entrenamientos con el primero. Nacho Biosca es un portero escuela Barça, fan de entrenar con pelotas de tenis: "luego la de balonmano la ves más grande". A sus 22 años, lleva cuatro temporadas en León, en el Ademar, dónde tiene contrato para una temporada más y dice estar muy a gusto, en el mejor sitio -a parte del Barça- donde puede estar en España.

Afronta el reto de los Juegos del Mediterráneo con ilusión. "Tenemos un buen equipo y seguro que haremos un buen papel". Es una persona exigente consigo mismo; tras cuajar una temporada fantástica sigue reteniendo en su cabeza algunas tardes de este año que no fueron tan buenas. Sin embargo, es consciente que le van bien las cosas y tiene ambición y ganas de más: le gustaría, en un futuro a medio plazo, tener la oportunidad de luchar por ganar títulos y aprovechar la oportunidad de la selección española para tratar de estar ahí.

Desearle suerte a Nacho Biosca, un chico sencillo y con una gran pasión por el balonmano. Nos confiesa que le gustan mucho los videojuegos y que, quizás por eso, disfrutó mucho probando el Keeper-Simulator, le pareció "una pasada": "Está muy bien adaptado a la realidad".

 

Andrea de la Torre: ha vuelto y está en su mejor momento


Foto: Xavier Solanas

Andrea de la Torre es guardameta del KH-7 BM Granollers. Dio sus primeros pases con ocho añitos en el CEIP Jaume Ferran i Clua (un colegio de Valldoreix), completando su currículo los clubes Centre Obert Sant Cugat, BM La Roca, E. Castelldefels y CE. Valldoreix. Ahora, con 27 primaveras, tiene el reto de defender la portería de la selección en unos Juegos del Mediterráneo y en casa. Desde la actividad con la selección "B", en Béjar, sabe que la posibilidad de que le llamen esta ahí. Andrea afronta estos Juegos "con muchas ganas". Es un torneo "con trascendencia, pero no la misma que en uno que si pierdes, te pierdes la clasificación para un europeo".

Y es que Andrea ha vuelto, después de un año fuera de las pistas -el pasado-, con más fuerzas que nunca: "di un paso atrás para dar tres adelante". Varias circunstancias le hicieron dejar de jugar: una operación de hombro, ganas de estudiar un máster y algun otro proyecto. Pero echó de menos el balonmano y ha vuelto "porque el balonmano es lo que más me gusta hacer".

Nos recomienda que, en alto rendimiento, alguien se encargue del entrenamiento de porteras de manera específica y desde el club se le facilite el formarse, sobretodo cuando el entrenador no le puede dedicar el tiempo necesario o no tiene los conocimientos específicos: "que lo delegue". A nivel de club, tener a alguien que trabaje en todas las líneas y con una misma metodología. En este sentido, ve el Keeper-Simulator como algo positivo, sobretodo en clubes que no puedan contar con una persona dedicada al entrenamiento de porteras.

Andrea medita bien sus palabras al hablar del futuro. Se centra en el Granollers, su club, un proyecto que ha ido creciendo y donde tiene claro que pueden mejorar la clasificación del equipo. "Se juega aquí un mundial en 2021 y Granollers es la sede, nuestro equipo debe estar bien posicionado porque seremos un referente". A nivel personal, "cada día jugar mejor". "Voy a trabajar lo máximo para llegar a lo máximo", lo dice consciente de que puede darse esa circunstancia o no.

Le gustaría jugar un año en el extranjero, "donde se hable un idioma diferente". Elogia a Vicente Álamo, de InGoal, su entrenador específico de portera, antes de dejarnos como clave de su éxito un concepto para la reflexión: "trabajo interdisciplinario". ¡Gracias Andrea y mucha suerte!

 
Volver
(VÍDEO) ¿Conoces el simulador virtual para el entrenamiento del portero de balonmano?